10 Claves para entender el culto sincrético andino

El mito andino que contempla la devoción a la Virgen María y a la Pachamama suele denominarse como un culto sincrético. Esta relación simétrica se debe a la imposición del dogma católico predicado por los españoles desde la época de la conquista y dominación en América.

Lo anterior se evidencia en las fiestas patronales celebradas en el Norte Grande de Chile, las que centran su devoción en la Virgen María y sobre todo, son la manifestación tangible de un culto clandestino a la Pachamama.

La interrogante que planteó Kessel (1992) y el desarrollo de ésta, proporciona valiosos antecedentes sobre el mundo y su concepción para el Aymara. Virgen María y Pachamama: ¿Similares o casi idénticas?

A continuación se revisan 10 claves para comprender el sincretismo religioso en la cultura aymara.

  1. La distinción es clara entre la Virgen María Cristiana y la Pachamama Andina o Virgina y la mejor prueba de esto es el culto que se rinde a cada una de ellas, siendo diferente e inconfundible.

  2. La Virgen María es homenajeada a través de la misa, llevada a cabo por un sacerdote católico, en la Iglesia, con lecturas bíblicas, cantos y oraciones típicas de la liturgia católica. A su vez, es representada con una imagen iconográfica precisa que tiene su origen en la época colonial de manos de los españoles como un instrumento de masificación para la extirpación de las idolatrías de los indígenas.

  3. María dentro de la Cosmovisión andina, pertenece al Arajpacha o también denominado Alaxpacha; mundo diferente al habitado por los mortales, un plano superior más allá del espacio de los astros, pero donde los dioses que lo habitan no poseen un poder de interferencia en la suerte o bienestar de los seres humanos.

  4. El homenaje a la Pachamama es rendido a través de la huilancha; sacrificio de sangre de un auquénido acompañado de coyas, kulapa y untu. Esta ofrenda se realiza en un lugar sagrado al aire libre, y es encabezado por un Aymara anciano o jefe de familia.

  5. La Pachamama está presente en la Tierra misma, sin ninguna imagen o representación iconográfica. El Aymara se la imagina como una mujer andina vestida de aksu que lleva en su llijlla todo tipo de cultivos y hierbas saludables y medicinales. Dentro de la Cosmovisión Aymara, la Pachamama pertenece al Acapacha o Akapacha, al estar presente en la chacra, el bofedal, campo, etc.

  6. El culto a la Virgen María y a la Pachamama posee similitudes. Ambas son madre universal y virgen. A ninguna de las dos se les reconoce esposo.

  7. El aymara distingue claramente la figura de ambas. La Pachamama es madre de toda la flora y la fauna, pero la Virgen María no dispone de la fertilidad del campo ni del ganado, sólo lo hace de forma indirecta.
    La Pachamama cuida con cariño maternal aspectos decisivos en la vida del aymara: la fertilidad, la salud, la alimentación, la vida y el bienestar de los hijos de la tierra. Su dominio es la existencia humana en el akapacha. En cambio, los misioneros españoles pregonaron la maternidad espiritual de la Virgen María, que en el bautismo instaura en el cristiano la vida del alma, la que a la hora del fin del ser, estará destinada a situarse en los cielos, es decir, en el arajpacha.

  8. El hombre andino entendió e interpretó el mensaje de los misioneros que predicaron la religión católica en los conceptos de la cultura andina. Esto quiere decir que el aymara internalizó la prédica a su manera y conveniencia, de acuerdo a la cosmovisión andina. Se produce entonces una redefinición de la relación expresada en una nueva mitología que es aymara-cristiana, vivenciada en un mundo ritual del culto mariano que es andino-cristiano.

  9. El Aymara recreó su propia liturjia con nuevos elementos simbólicos, incluyendo lo foráneo, lo no propio, pero entendido desde una mirada simbólica autóctona. Ambas partes fueron bastante flexibles a la hora de incorporar y permitir la incorporación de lo nuevo. Algunos elementos del culto mariano fueron adoptados con fervor de manera rápida. Y del mismo modo, otros elementos originarios andinos, cargados de un simbolismo autóctono, fueron aceptados por quienes imponían la religión católica. Destacan los jesuitas, quienes estuvieron siempre abiertos a adoptar elementos de las culturas autóctonas en favor de una mejor y más rápida cristianización de la cultura andina, para así orientarlos en la veneración de la Madre de todos los cristianos, a pesar de sus contextos, que desde una mirada eurocentrista, eran originalmente paganos.

  10. En el santuario popular de La Tirana y otros, donde llegan los descendientes andinos, ella es la cuidadora de la vida, la salud, protectora de los mineros en sus peligrosas faenas, pescadores, fabriles, comerciantes y viajeros. También son abundantes los antiguos símbolos del culto mariano andino, que persisten durante las festividades en los bailes religiosos, cantos, música, adornos a la Virgen, trajes de los bailarines, y en la estructura de la fiesta.

Bibliografía: Kessel, J. (1992) Pachamama, La Virgina.

Todas las imágenes han sido tomadas de Flickr, con permiso de uso comercial al 17/01/2016

Deja un comentario